Los costos económicos del fenómeno El Niño en los próximos años

Nuevos modelos de Seguros GMX

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) anunció a inicios del mes de julio, que las condiciones del fenómeno natural El Niño habían comenzado en el Pacífico tropical, por primera vez en siete años y se estima sean evidentes a finales del verano. 

La agencia meteorológica de la ONU pronostica que hay 90% de probabilidades de que el fenómeno meteorológico continúe durante el segundo semestre de 2023 y se espera que sea, como mínimo, de intensidad moderada. 

Pero, ¿por qué se produce y qué daños provocan? 

El Niño se produce cada dos a siete años y los episodios suelen durar entre nueve y doce meses. Se trata de un patrón climático natural asociado al calentamiento de las temperaturas superficiales del Océano Pacífico tropical central y oriental. Estos son algunos de sus impactos potenciales: 

Lluvia 

Las regiones que normalmente están secas pueden recibir fuertes lluvias, lo que puede provocar inundaciones. Por otro lado, las áreas que típicamente tienen un clima húmedo pueden experimentar sequía. Por ejemplo, durante los eventos de El Niño, países como Perú y Ecuador a menudo enfrentan fuertes lluvias e inundaciones, mientras que Australia y partes del sudeste asiático pueden sufrir sequías. 

Temperatura 

El Niño a menudo provoca temperaturas invernales superiores a la media en Canadá y Estados Unidos. 

Agricultura 

Los cambios en las precipitaciones y la temperatura pueden afectar significativamente la productividad agrícola. Esto puede provocar escasez de alimentos, aumento de los precios de los mismos y problemas económicos, especialmente en países que dependen en gran medida de esta actividad. 

Pesca 

El Niño puede alterar los ecosistemas marinos. La temperatura del agua más cálida conduce a una disminución de los nutrientes, lo que provoca una reducción en la productividad de la cadena alimentaria marina. Esto tiene un impacto directo en la industria pesquera, especialmente en los países de América del Sur donde las economías pueden verse significativamente afectadas. 

Salud 

También puede haber implicaciones para la salud. El aumento de las precipitaciones en ciertas regiones puede crear caldos de cultivo para los mosquitos, lo que podría provocar brotes de enfermedades transmitidas por mosquitos, como la malaria, el dengue y el virus del Zika. 

Fauna silvestre 

Los cambios en las temperaturas de los océanos y las precipitaciones también pueden perturbar la vida silvestre terrestre y acuática, afectando la distribución y el comportamiento de las especies. 

Alejandro Jaramillo Moreno, del Instituto de Ciencias de la Atmósfera y Cambio Climático de la UNAM, ha expresado en distintas entrevistas que aunque cada manifestación de El Niño es única, “se prevé una disminución de las precipitaciones en el centro y sur de México, lo cual podría propiciar condiciones de sequía. Esto contrasta con las zonas noroeste y noreste del país, donde las precipitaciones en la temporada seca podrían aumentar gracias a un posible incremento en la entrada de frentes fríos al país”. 

  

 El impacto económico de El Niño 

Un nuevo estudio realizado por investigadores de la universidad Dartmouth y publicado en la revista Science, sugiere que el impacto económico de este patrón climático recurrente se extiende mucho más allá del evento en sí. Podría causar secuelas financieras persistentes que duren años, y que potencialmente asciendan a billones de dólares en ingresos perdidos en todo el mundo. 

El estudio es un trabajo pionero en el campo, que ofrece una evaluación de los costos a largo plazo de El Niño. Las pérdidas proyectadas que describe superan con creces las estimaciones anteriores. 

Cómo se llevó a cabo el estudio 

Durante dos años, los investigadores analizaron la actividad económica mundial en las décadas posteriores a los importantes eventos de El Niño de 1982-83 y 1997-98. Detectaron una persistente desaceleración del crecimiento económico que se extiende por más de cinco años. 

Estos dos eventos llevaron a pérdidas económicas globales de 4.1 y 5.7 billones de dólares respectivamente, en la siguiente media década. La mayor parte de esta carga recayó sobre las naciones más pobres del mundo ubicadas en los trópicos. 

Mirando hacia el futuro, los investigadores anticipan que las pérdidas económicas globales durante el siglo XXI podrían alcanzar los 84 billones de dólares. Esta cifra tiene en cuenta la posible amplificación de la frecuencia y la fuerza de El Niño debido al cambio climático. 

Por ejemplo, estiman que el próximo El Niño de 2023 podría limitar la economía mundial hasta en 3 billones de dólares para 2029. 

"El Niño no es simplemente un fuerte golpe del que una economía se recupera de inmediato. Nuestro estudio muestra que la productividad económica se comprime durante mucho más tiempo que simplemente el año posterior al evento", explica Justin Mankin, coautor del estudio y profesor asistente de geografía en Dartmouth College. 

Las alertas tempranas y la acción preventiva de los fenómenos meteorológicos extremos asociados a este importante fenómeno climático son vitales para salvar vidas, medios de subsistencia y recursos económicos. Por eso, en GMX te invitamos a tomar en cuenta esta información para generar una estrategia de prevención y seguros que te ayude a proteger tu patrimonio y a tus seres queridos.