Seguro paramétrico y tradicional, complemento perfecto en la temporada de huracanes

Nuevos modelos de Seguros GMX

A mediados de mayo dio inicio de la temporada de huracanes. De acuerdo con el Sistema Meteorológico Nacional (SMN), las fechas en donde se esperan esos fenómenos naturales van del 15 de mayo en el Pacífico y el 1 de junio en el Atlántico, para concluir en noviembre. Los meses con más lluvias estimadas irán de junio a octubre. En este periodo, se esperan 15 ciclones en el Océano Pacífico y 23 más en el Océano Atlántico. 

Frente a la intensidad de los huracanes esperados en el país, realizar las medidas de seguridad básicas como contar con luces de emergencia, radio de pilas, botiquín, alimentos básicos, etcétera y contratar las coberturas de seguros correctas, te ayudará a aminorar el impacto financiero en caso de algún daño por estos fenómenos naturales. 

 En el mercado existen dos tipos de cobertura para riesgos meteorológicos, el seguro tradicional de riesgos y los seguros paramétricos. ¿Cuál debes de tener? 

  

Vamos por partes, lo primero es conocer cada uno: 

Seguro de daños 

Es el seguro tradicional que te protege frente a daños ocasionados por causas naturales como: incendios, rayos, inundaciones y, en su caso también, huracanes, terremotos y erupción volcánica si cuentas con la cobertura de Fenomenos Hidrometeorológicos contratada. Daños ocasionados por accidentes domésticos como: explosión e incendio. Pérdidas a causa de la delincuencia como robo y asalto dentro y fuera del inmueble. 

  

Seguros paramétricos 

Los Seguros Paramétricos para Huracanes consisten en una cobertura que se activa cuando se presentan los rangos de velocidad de los vientos en la ubicación establecida en la póliza. Están diseñados para ser usados lo mismo por propietarios de hoteles, propietarios de casas, que por comercios y negocios de todo tipo, que desean contar con un apoyo económico para afrontar los primeros gastos surgidos luego del paso de uno de estos fenómenos. 

 

 

Algo importante que debes de saber, antes de entender sus diferencias es que el seguro paramétrico no está diseñado para reemplazar a uno tradicional o viceversa, son ideales para protegerte de un riesgo de manera integral. 

Aunque a simple vista ambas coberturas parecen muy similares en su objetivo de proteger daños, estas son sus diferencias: 

 Por ejemplo, un seguro paramétrico cubre aspectos como la interrupción del negocio aún si no hubiera daños devastadores en el inmueble. Imagina que tienes un hotel en una playa. Debido a un huracán se colapsó el sistema de energía. Tu edificio no tuvo daños, pero no puedes operar sin luz. Tus pérdidas por inactividad no se pueden cubrir por un seguro tradicional, pero si el huracán en cuestión fue de la categoría que tu póliza paramétrica cubre, recibes la indemnización.  

 Se activan bajo circunstancias distintas. El seguro tradicional se activa únicamente si existe un daño físico que está cubierto mientras que el seguro paramétrico se activa cuando se cumplen los parámetros asegurados, haya daño físico o no. 

 Este tipo de coberturas (los paramétricos) también reducen la complejidad del proceso de análisis de pérdidas con el ajustador. Pues mientras el evento haya sido de la magnitud asegurada, recibes el pago. Por lo tanto, el seguro paramétrico tiene beneficios en cuanto a liquidez y velocidad de pago. 

El seguro paramétrico, por otro lado, es un producto personalizado con índices únicos. Se basa en las necesidades específicas de cada cliente, alineado con su nivel de riesgos. En cuanto a su costo, tiene relación con la magnitud asegurada.  A menor magnitud, mayor será el costo de la prima. 

En conclusión, estos dos productos cuidan tu patrimonio desde distintos frentes, por lo que la recomendación es que hagas un análisis de los riesgos que tienes sin asegurar y complementes tus coberturas. Contacta a nuestros agentes de seguros para conocer más sobre las pólizas de daños y paramétricos de GMX Seguros.