Protege las patas de tus perros en época de calor

Nuevos modelos de Seguros GMX

Durante los meses de verano, nuestras queridas mascotas sienten el calor mucho más rápido que nosotros debido a su pelaje y su incapacidad para producir sudor como los humanos. En condiciones de calor, las mascotas también son más susceptibles a quemaduras en las patas.

 Las almohadillas en las patas están hechas de piel hecha para soportar la presión, similar a los zapatos que usamos. Sin embargo, al igual que los zapatos, las almohadillas para las patas están sujetas a desgaste, lo que resulta en una incomodidad extrema para nuestras mascotas.

 Presta atención a los siguientes signos de que las almohadillas de las patas de tu mascota pueden estar causando molestias:

       -Cojea o se niega a caminar

       -Lame o mastica sus pies

       -Almohadillas de patas descoloridas

       -Falta parte de la almohadilla de la pata

       -Ampollas o enrojecimiento

 

Cómo prevenir quemaduras

 

Toma las siguientes medidas de precaución:

  • Mantén los paseos de tu perro al mínimo durante los meses de verano. En particular, se recomienda que en climas cálidos los perros sean paseados por la mañana o por la noche, para evitar los momentos de mayores temperaturas.

  • Los calcetines y botines para perros ayudan a protegerlos del pavimento caliente.

  • Pasea a tu perro sobre el césped, ya que esa superficie permanece más fría que el concreto o la arena, lo que disminuye la posibilidad de quemaduras.

  • Evita lesionar las almohadillas manteniéndolas humectadas con vaselina o una crema especial recetada por su veterinario.

  • Mantener las almohadillas hidratadas evitará que se agrieten, se pelen y haya cuarteaduras, preservando la longevidad de la almohadilla.

 

Si estás caminando con tu mascota y notas que cojea o muestra signos de malestar, enjuagua la pata con agua fría y vayan a un área con césped o, si es posible, a una superficie menos dura. Es importante recordar evitar que lamen el área, ya que irrita más la superficie.

Lleva a tu mascota a su veterinario para evaluar la gravedad de la quemadura y determinar qué analgésicos o antibióticos son los más adecuados.