Lecciones de prevención que aprendimos del 19S

Nuevos modelos de Seguros GMX

Los sismos de 2017 nos dejaron importantes aprendizajes en materia de prevención que no debemos olvidar, pues en la medida en que permanezcan presentes en nuestra vida diaria, podremos lograr que los desastres naturales causen el menor número de tragedias posibles.

Una característica de los sismos es que no hay manera de prevenirlos. Si bien la alarma sísmica, nos permite tener hasta 50 segundos para reaccionar ante un sismo, es importante tener claridad de ¿cómo reaccionar adecuadamente? 

 

Estas son las lecciones que tú y tu familia deben tener presentes todo el tiempo, si viven en una zona sísmica. 

  1. Nunca bajar la guardia

Desafortunadamente los sismos no tienen una temporalidad, por lo que pueden ocurrir en cualquier época del año. Por ello, la mochila de seguridad debe permanecer completa y lista para usarse en cualquier momento. 

¿Qué debes llevar en la mochila de emergencia?

  • comida, como productos enlatados de fácil apertura, y agua suficiente para tres o cuatro días

  • Botiquín de primeros auxilios, que incluya medicamentos especiales si los requiere algún miembro de la familia

  • Lámpara y radio de pilas, y un juego de pilas extra

  • Documentos importantes, como actas de nacimiento, escrituras, facturas, credenciales, pólizas de seguro. Todos escaneados y guardados en una memoria USB y respaldados en la nube

  • Tarjeta con los números de teléfono de otros familiares y servicios de emergencia

  • Impermeables y cobijas

  • Silbato y navaja

  • Alimento para mascotas 

Esta mochila deberá estar cerca del sitio de repliegue y la debemos llevar al salir de la casa.

 

  1. Tener un plan de acción

Periódicamente repasa con tu familia las rutas de evacuación de la casa o departamento. Organiza con tus vecinos un simulacro, a fin de que todos tengan claro qué cuál es el punto de reunión. 

Identifiquen cuál es la zona de repliegue en casa. Lo que algunos llaman el triángulo de la vida.

Determinen y comuniquen con toda la familia cuál es el punto de reunión en caso de una tragedia, y el protocolo de comunicación a seguir.

 

  1. Proteger el patrimonio

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los usuarios de Servicios Financieros, la Condusef, menos del 10% de los hogares mexicanos están asegurados. 

Además, de ese bajo porcentaje, la mayoría está asegurada por estar ligada a una hipoteca. ¿Qué significa esto? que la cobertura es limitada, en su mayoría solo protege el monto adeudado. Por eso, los expertos recomiendan contratar un seguro complementario, como una forma de garantizar que la protección de tu patrimonio realmente te beneficie.

Contrario a lo que muchos piensan, un seguro de vivienda o local comercial, no se limitan a cubrir lo que pueda ocurrir al inmueble por incendio, explosión, fenómenos hidrometeorológicos o sismos. También protege menaje y contenidos,

robo con violencia, accidentes domésticos, incidentes a terceros causados por miembros de la familia, la servidumbre y hasta por las mascotas, así como gastos extraordinarios.

 

Si aún no cuentas con un seguro para tu Hogar, es momento de que conozcas la cobertura que GMX Seguros ha diseñado y mejorado, a partir de los sismos de 2017, con el fin de ofrecerte un producto que te respalde y responda frente a los posibles riesgos de tu vivienda. Haz clic para saber todos los beneficios de nuestro Seguro de Hogar