Cómo prevenir riesgos de alergias e intoxicación en tu hotel boutique

Nuevos modelos de Seguros GMX

De acuerdo con los últimos datos del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica, en México se registraron 3.4 millones de casos de enfermedades infecciones intestinales en 2022, con más de 23 mil casos por intoxicación alimentaria bacteriana. Las Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA), son consideradas como tal cuando se presentan en dos o más personas después de la ingestión de un mismo alimento. 

Algunas de las ETA más comunes pueden ser cólera, tifoidea, gastroenteritis, triquinosis y hepatitis A y los síntomas pueden comenzar unas horas después de haber ingerido alimentos contaminados. Independientemente de la enfermedad que se presente, las ETA suelen tener en común los siguientes síntomas: diarrea, cólicos intestinales, náuseas, vómito y escalofríos. 

Una experiencia gastronómica sin riesgos 

Una tendencia que ha ido ganando impulso en la industria de la hospitalidad es el auge de los hoteles boutique. Estos establecimientos están redefiniendo el sector, al ofrecer experiencias personalizadas, elementos de diseño distintos y un reflejo de la cultura. Parte de esa experiencia que ofrecen tiene que ver con la gastronomía local. 

 

  

Cómo responsable de un negocio que involucre alimentos y bebidas, es tu deber servir a los clientes una comida segura; esto incluye a los clientes que padecen alergias alimentarias. 

  

Las solicitudes de comidas libres de alérgenos pueden parecer una molestia para cualquier negocio de alimentos, sobre todo si estás atravesando temporada alta o un fin de semana de lleno total, pues requieren preparación especial, tiempo y comunicación precisa entre el personal y el cliente. Sin embargo, no tomarse el tiempo para manejar estas solicitudes adecuadamente puede tener consecuencias mucho peores, porque nada interrumpe el buen funcionamiento de un servicio como una reacción alérgica grave. 

Las alergias son muy comunes; de hecho, entre ocho y 12% de la población general puede desarrollar, en algún momento de la vida, una alergia alimentaria, que puede producir desde reacciones leves en la piel, hasta un choque anafiláctico, que es una reacción alérgica grave y potencialmente mortal que puede ocurrir a los pocos segundos de la exposición. Si no se trata de inmediato, puede ser fatal. 

Para proteger a tus clientes y tu negocio de las consecuencias de una reacción alérgica grave e intoxicaciones, te preparamos estas cinco sencillas reglas: 

  

1.Identifica los alérgenos alimentarios más comunes 

Si tus recetas contienen uno o varios, debes informar en el menú. Estos son los alimentos que causan el 90% de las reacciones alérgicas: 

  

·   Leche 

·   Huevo 

·   Trigo. 

·   Soya 

·   Frutos secos. 

·   Cacahuate 

·   Pescado 

·   Mariscos 

  

2. Revisión exhaustiva de tus productos    

Es muy importante que el personal que está en el área de cocina esté capacitado y realice una inspección constante de las etiquetas de los alimentos e ingredientes que se utilizan en la preparación, especialmente aquellos fabricados fuera del sitio. 

Deben de saber identificar si hay alérgenos enumerados con otros nombres, por ejemplo, “caseína” en lugar de leche. Para ello, es importante que utilices únicamente ingredientes y productos etiquetados. 

  

3. Comunicación eficaz con los clientes 

Cuando un comensal pregunta si un alimento o platillo contiene un alérgeno, los meseros o preparadores de alimentos deben responder de manera precisa y honesta. Es vital que sepan qué hacer si no saben la respuesta y nunca deben adivinar ni esperar lo mejor.  

  

4. Previene la contaminación cruzada 

Te sorprendería lo fácil que es que restos de un alérgeno lleguen al plato de un cliente. Incluso cantidades mínimas pueden provocar una reacción potencialmente mortal. Para prevenir la contaminación cruzada en tu negocio, sigue estos consejos: 

  

·   Siempre se debe documentar y avisar verbalmente a la cocina y al personal de servicio cuando un cliente haya pedido una comida libre de alérgenos. 

·   Mantener reservada un área designada para la preparación de comidas libres de alérgenos. 

·   Utilizar únicamente utensilios limpios y desinfectados al almacenar, preparar o servir una comida libre de alérgenos. 

·   Evitar reutilizar equipos para diferentes ingredientes. Por ejemplo, no reutilices una tabla de cortar que se usó para picar cacahuate y preparar verduras para una ensalada. 

·   No sustituyas un ingrediente por otro en tus recetas. Es decir, no uses semillas de ajonjolí en lugar de semillas de amapola porque se terminaron, ya que el cliente que eligió la comida puede tener una alergia que no reportó. 

  

 5. Orden y limpieza, claves para evitar intoxicaciones 

Lávate las manos y limpia las superficies de trabajo antes, durante y después de preparar los alimentos. Los microbios pueden sobrevivir en muchos lugares alrededor de la cocina, incluidos los utensilios, las tablas de cortar y las manos. 

Separa las carnes, las aves, el pescado, los mariscos y los huevos crudos de los alimentos listos para comer. Usa distintas tablas de cortar y mantén las carnes crudas alejadas de los otros alimentos, tanto en el carrito de las compras como en el refrigerador. 

Cocine los alimentos a la temperatura interna adecuada para eliminar bacterias dañinas. Usa un termómetro de alimentos. 

Refrigera las sobras dentro de las dos horas de haberse cocinado. 

 

La mejor forma de evitar los peligros para la inocuidad de los alimentos y las consecuencias de los incidentes es mediante la capacitación y la educación continua.  

Recuerda que nuestra cobertura diseñada para hoteles y negocios de alimentos te protege frente a eventos como intoxicaciones y alergias por parte de tus clientes. Contáctanos para más detalles