Cuando se trata de recibos iniciales se tienen 30 días para hacer el pago a partir 

de que inician vigencia, mientras que los recibos subsecuentes deben de ser pagados  a más tardar en la fecha en que inician vigencia.