Quiero llevar a mi perro en el avión: ¿Qué necesito?

Nuevos modelos de Seguros GMX

Cada vez hay más personas que quieren irse de vacaciones con su perro. Esto es sencillo si se desplazan en su propio automóvil, pero si quieren trasladarse en avión… también es posible, pero hay que hacer una sencilla planeación para lograrlo.

Hoy, prácticamente todas las aerolíneas permiten traslados de perros en avión. Te cobrarán una cuota extra, y te ofrecerán dos modalidades: llevarlo en una transportadora, en el compartimento del equipaje y, en algunos casos muy determinados, la opción de traerlo contigo en la cabina de la aeronave.

Pero vamos por pasos. Todas coincidirán en solicitarte constancias de vacunación y desparasitación del perro, así como una certificación veterinaria de que tu perro está sano. También te pedirán que esté limpio y que lo traslades en una transportadora de perros, acorde a su tamaño, con una correa y placa de identificación.

Si vas a tomar un vuelo internacional, los requisitos sanitarios pueden ser más extensos, consistentes con los criterios del país al que volarás. 

Lo que puede variar a partir de esto son las tarifas de vuelo para tu perro, las edades mínima y máxima para permitir su traslado, así como el peso tolerado para llevarlo a bordo, y también en el área de equipaje. Puede afirmarse, en términos generales, que permiten llevar a perros de talla pequeña y ligera, mientras que los más grandes solamente pueden viajar en el compartimento del equipaje.

  • Procura no desparasitar ni vacunar a tu perro al menos 10 días antes del viaje. Esto para que tenga tiempo de trascender posibles efectos secundarios.

  • Antes de abordar o de registrarlos, procura darles un paseo, para que vuelen relajados.

  • Que tanto tu perro como su transportadora  estén limpios y secos.

  • La transportadora debe estar cerrada, tener ventilación y llevar material absorbente para las necesidades fisiológicas de tu mascota.

  • Si te han autorizado a viajar con tu perro a bordo, considera que debes llevarlo en un contenedor flexible —por ejemplo, una transportadora de tela o un bolso diseñado para estos fines—.

Si el viajero necesita un perro lazarillo o de apoyo por sus problemas auditivos, motores o sensoriales (como epilepsia), se acepta que se trasladen en  la cabina, y en algunas aerolíneas incluso pueden viajar sin transportadora. También los animales de ayuda emocional pueden acompañar al pasajero, siempre y cuando haya un certificado médico en el que se certifique la situación.

Ahora sí: con todo esto previsto, puedes tramitar el viaje redondo para tu mejor amigo.

 

La previsión forma parte de tu relación con tu perro. Por lo tanto, un seguro para mascota como el que ha diseñado GMX es ideal para apoyar su salud y cuidados. Conócelo aquí.