Desinfección como parte del mantenimiento diario del gym

Nuevos modelos de Seguros GMX

En la nueva normalidad, entendida como la realidad que vivimos después de la declaración de la pandemia por covid-19, la desinfección de todos los espacios –y especialmente de las áreas colectivas– se ha vuelto algo común. Limpiar no es lo mismo que desinfectar. Y hoy se requiere la desinfección constante.

De hecho, dependiendo del contexto social de cada espacio, hay tres procesos protagónicos: desinfección, sanitización y esterilización.

Por supuesto, los gimnasios se consideran entre los espacios de alta afluencia que requieren de limpieza y desinfección. Y para lograrlo es necesario seguir nuevos protocolos, así como fortalecer los ya existentes en lo referente a la higiene.

Hay información de la International Federation of Healthcare Engineering (IFHE) con anotaciones útiles para los centros de entrenamiento. 

1. Capacitación. Es importante observar que el primer paso, antes que adquirir cualquier sustancia o aparato para desinfección, lo importante es sensibilizar al personal que trabaja en el lugar para que se identifiquen las nuevas necesidades de higiene y se establezca, en conjunto, cómo se cumplirán. Es el paso fundamental para lograr y sostener los nuevos estándares.

2. Aspectos básicos. Se trata de los cimientos de los altos protocolos de higiene. Hay que acatar aspectos como el lavado de manos frecuente, la limpieza de las instalaciones, el mobiliario y la aplicación de gel antibacterial, tanto de parte del personal como de los usuarios del gimnasio.

Para quienes puedan hacerlo, el gimnasio podría instalar lavamanos portátiles o ubicados estratégicamente, en el piso de actividades, para que puedan lavarse las manos con agua y jabón en distintos momentos de la rutina individual. De igual forma, pueden añadirse dispensadores de gel antibacterial con el mismo fin.

3. Definición de sustancias para limpieza y desinfección. Si bien el gobierno mexicano ha impartido sugerencias de químicos estandarizados para estas tareas, hay que considerar que los detergentes y jabones ayudarán a la limpieza, que consiste en eliminar la suciedad de una superficie. Luego hay sustancias que sanitizan, es decir, que matan a las bacterias de la superficie (aunque en esta etapa muchos no aniquilan hongos o virus) y, finalmente, están los insumos que ayudan a la desinfección, que es matar bacterias y hongos e inactivar a los virus.

El cuaternario de amonio y el hipoclorito de sodio son eficaces contra organismos como el SARS-CoV-2, tienen la desventaja de requerir un tiempo de contacto prolongado.

Las etiquetas de los desinfectantes son específicas sobre su alcance, por lo que es necesario revisarlas y pactar con los proveedores los elementos que tengan el espectro más adecuado para los pisos y mobiliario del lugar.

4. Tecnología al servicio del gym. Los grandes gimnasios, los de mayor afluencia (porque son de franquicia o están, por ejemplo, en cadenas hoteleras) pueden considerar la inversión en herramientas como los pulverizadores electrostáticos. Se trata de rociadores que, gracias a un electrodo, rocían químicos que limpian a profundidad. Hay servicios de limpieza profesional que ofrecen este método y que pueden contratarse periódicamente, como una alternativa a la adquisición de estos enseres.

También hay otras tecnologías que involucran limpieza y desinfección en un solo paso, tal es el caso del peróxido de hidrógeno acelerado, presente en la lista de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPAs) de los productos efectivos contra covid-19. Igualmente requieren que sea un servicio profesional quien las aplique.

Es importante este último punto, ya que el uso de ese equipo requiere portar mascarillas para evitar la inhalación de los químicos que liberan.

Otras soluciones están en el uso de luz ultravioleta para desinfectar áreas amplias. Es importante que el proveedor de estos servicios les digan, también, cómo medirán la efectividad del mismo y la frecuencia con la que será necesario que se use.

5. Adecuación de instalaciones. Será conveniente que se cerciore de que todas las superficies son lavables, que soportan la desinfección constante. Las cerámicas, los recubrimientos en metal y algunos plásticos son adecuados para estos fines.

Incluso en el mercado hay pinturas antibacteriales que favorecen los ambientes higiénicos y soportan constantes servicios de desinfección, con resistencia al deterioro.

 

El acondicionamiento ideal para el gimnasio, en la nueva normalidad, puede darse de manera escalonada, bajo un plan estratégico, mismo que puede complementarse con un seguro de Responsabilidad Civil Profesional expresamente diseñado por GMX Seguros para estos centros de entrenamiento. Conócelo aquí.