Cuarentena en casa: niños bajo resguardo

Nuevos modelos de Seguros GMX

En el mundo, hay alrededor de 1,370 millones de estudiantes que no están en las aulas, pues están en sus hogares, como una medida de distanciamiento social frente a la pandemia del coronavirus COVID-19. Esto equivale a que el 80% de los estudiantes del mundo no han tenido clases durante varias semanas, de acuerdo con datos de la Unesco, que es el organismo educativo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

 

Ya en México, hay 36 millones de estudiantes que se han quedado en casa para aminorar la carga y velocidad de contagio de la nueva cepa de ese virus. De ellos, 24 millones cursan educación básica —de acuerdo con cifras de la Secretaría de Educación Pública—. Es decir, son menores de edad. Niños y niñas que, durante al menos un mes (hasta el 30 de abril de 2020) estarán encerrados en casa.

 

Es un tiempo de tener organización y cuidado, ya que, de acuerdo con la estadística general más del 50% de los accidentes infantiles ocurren dentro del hogar. Así que para prevenir este tipo de situaciones aquí hay algunas sugerencias prácticas:

 

1. Actividades conjuntas. Dos de cada cinco percances infantiles en el hogar se producen cuando los niños no están bajo la supervisión de un adulto. Así que es un tiempo de estar juntos en la misma habitación, de organizar juegos de mesa, de preparar meriendas frías en equipo… e incluso se vale apoyarse de cámaras de video —nanny cams— e intercomunicadores (como los que usan con los bebés) para monitorearlos en tiempo real.

 

2. Manitas ocupadas. Para evitar golpes y caídas que están dentro de los accidentes más comunes en el hogar, puede seguirse una rutina de actividades, programarlas como un horario, ayudará a contener la inquietud de los niños, a organizar horarios de comida y aseo. También contribuirá a abatir el aburrimiento y a alejar las ideas de hacer travesuras.

 

3. Materiales desaparecidos. También es importante eliminar la probabilidad de atragantamientos y quemaduras. Por eso hay que dejar al alcance de los pequeños sólo objetos grandes (quitar todos los pequeños); procurar los de punta roma, eliminados los que tienen características tóxicas.

 

4. Límites bien puestos. Esta medida tiene un doble sentido: se refiere a impedir el paso a zonas peligrosas en casa (azoteas, escaleras, sótanos, la estufa y el calentador, por ejemplo). Pero también implica que los niños conozcan las reglas de comportamiento en casa y se les ayude a cumplirlas. Esto permitirá que sus niveles de ansiedad disminuyan.. Y niños relajados, son niños menos propensos a accidentes.

 

5. Ejercicio. Tanta energía tiene que ser canalizada: pueden hacer calistenia, ejercicios de coordinación motriz, y si el espacio lo permite, clases de ejercicios como bailar o estiramientos. Es imperante que esto se haga para guardar una buena condición física, así como para canalizar el estrés del encierro.

 

6. Nutrición equilibrada. A medida que los niños coman frutas y verduras no solamente les estarán dando los nutrientes que requiere su cuerpo para mantenerse sano, sino que también abatirá la ingesta de azúcares refinados y carbohidratos que tienden a estimularlos mucho, hasta derivar en estados de ánimo irritables.

 

7. Tranquilidad también para los papás. Esto es un elemento indispensable para contribuir a la armonía en el hogar. Un pilar de apoyo son los seguros de Hogar GMX, pues los cubren en casos de percances fuera del domicilio. Por ejemplo: si los niños avientan una pelota y rompen el vidrio del vecino o le rayan el auto. Esta cobertura está disponible en GMX Seguros. Da clic aquí para conocerlo a fondo.