¿Es cierto que es arriesgado envolver a un bebé?

Nuevos modelos de Seguros GMX

Hemos visto miles de veces las imágenes de recién nacidos perfectamente envueltos con una cobijita, de la cual sólo sobresale su cabeza. Es una forma tradicional de arroparlos, pero no está exenta de riesgos que es mejor identificar.

La advertencia más reciente sobre “bebés envueltos” se publicó en la revista médica Pediatrics, que señaló que cuando los bebés están apretados con las cobijas y por alguna razón se ponen de lado o boca-abajo aumenta el riesgo de sofocamiento o un episodio de “muerte de cuna” --síndrome de muerte súbita del lactante, SMSL-- y esto es especialmente peligroso para niños menores de seis meses de edad.

En el mismo artículo se previene de daños a la cadera, por estar constantemente aprisionada (o presionada) por la cobija. También hay que considerar que las telas dan de sí y que los bebés crecen, de tal manera que lo que antes quedaba súper firme, ahora puede estar flojo y provocar un atragantamiento o sofocación.

Hay que considerar que envolver a los bebés es una práctica milenaria, pero no es un mandato. Es decir, si un chiquito está feliz sin ser envuelto es mejor dejarlo así. Es importante, además, permitir que los recién nacidos muevan las piernas y los brazos, por su coordinación motriz y para no impedir el desarrollo de sus huesos y articulaciones.

La organización pediátrica estadounidense Niños Sanos (www.healthychildren.org) también sugiere que se vigile la temperatura de la habitación antes de envolverlo, pues un calor excesivo podría deshidratar al bebé, mientras que la Academia Pediátrica de Estados Unidos recomienda que si se decide envolver a los niños se haga solamente a bebés menores a los dos meses de edad, siempre acostados boca-arriba y bajo vigilancia de un adulto.

Envolver “como un tamalito” a un recién nacido es tan viejo como la humanidad. Si es un recurso momentáneo, puede relajarlos y darles una sensación de seguridad; solamente cerciórate de hacerlo con criterios de prevención.



¿Sabías que hay guarderías que tienen prohibido envolver a los bebés? Esto porque esta postura requiere de supervisión constante y son muchos los chiquitos por observar. Entérate de éstas y otras prácticas de protección con nuestros expertos. ¡Contáctanos!

www.guarderíatips.com